Coliseo Romano

El Coliseo es probablemente el edificio más impresionante del Imperio Romano. Originalmente conocido como el Anfiteatro Flavio, fue el edificio más grande de la época. Considerada como una de las siete maravillas del mundo modernas, hoy en día, el Coliseo Romano se mantiene a duras penas y es visitado por millones de turistas.

Los emperadores utilizaban el Coliseo para entretener al público con juegos. Esos juegos eran un símbolo de prestigio y poder y eran una forma de que un emperador aumentara su popularidad. Los Juegos se celebraban durante todo un día o incluso varios días seguidos. Por lo general, se iniciaba con actos cómicos y exhibiciones de animales exóticos y terminaban con peleas a muerte entre gladiadores y animales o entre gladiadores. Estos combatientes eran generalmente esclavos, prisioneros de guerra o criminales condenados.

Coliseo Romano

El lado sur del Coliseo Romano fue derribado por un terremoto en 847. Las partes del edificio – incluyendo el revestimiento de mármol – luego fueron utilizadas para la construcción de otros edificios emblemáticos como la Basílica de San Pedro y el Palazzo Farnese.

También las guerras mundiales tomaron parte en la destrucción del emblema italiano y todavía hoy se pueden ver restos de la metralla por las paredes.

Una construcción espectacular de 3 niveles en los que hay miles de detalles como que en cada nivel el estilo de los arcos y columnas cambia, de dórica a jónica para acabar finalmente con el estilo corintio.

El Coliseo Romano es una auténtica maravilla de ver y cuesta sólo 8 euros, por lo que, no te lo pienses y acude a Roma, Italia, a ver esta preciosidad que forma parte de las siete maravillas del mundo.

No Responses

Leave a Reply